Como Curar la Rosácea

Desactivado Por Eliecer Peralta
Por favor comparte el artículo

No es grave pero sí muy molesta. También conocida como el síndrome de la cara roja o simplemente cara roja, es una enfermedad crónica que no solo suele afectar la piel de la persona que la padece, sino también su autoestima. Por eso es importante que conozcas como curar la rosácea.

La rosácea es una respuesta inflamatoria -frecuente en personas de piel blanca- que dilata los vasos sanguíneos y que, en casos graves provoca, un engrosamiento de la piel. Para identificarla hay que entender que se trata de un enrojecimiento localizado -en forma de alas de mariposa- en la zona central de la cara: frente, nariz, mejillas y mentón.

Frecuentemente se confunde con el acné y de ahí vienen los errores en la aplicación de algún tratamiento para la rosácea y la frustración de quién la padece. La buena noticia es que una vez identificada, existen varias opciones efectivas para controlarla y atenuarla.

Remedios para curar la rosácea

elementos para curar la rosacea

Como siempre, la naturaleza nos ofrece opciones para mejorar nuestra salud y para el caso del síndrome de la cara roja existen varias opciones caseras que vale la pena probar, no solo porque son fáciles de hacer, sino porque tienen otros beneficios asociados.

Si quieres saber cómo curar la rosácea te conviene probar alguna de estas opciones:

  • Pepino, agua y clara de huevo. Mezclar los tres ingredientes y aplicarlo a temperatura ambiente con una mota de algodón sobre el rostro durante 10 minutos, una o dos veces por semanas. Esta mascarilla tiene un efecto interesante, pues el pepino actuará para hidratar la piel y la clara de huevo tiene propiedades regenerativas.
  • Harina de avena, leche y miel. Combinar estos tres elementos para lograr una pasta que se colocará en forma de mascarilla sobre el rostro durante 15 minutos, dos o tres veces por semana. La avena, por sus componentes, tiene propiedades antiinflamatorias, la leche es un hidratante natural y la miel es un excelente antiséptico y cicatrizante.
  • Plátano o banana y miel. Triturar el plátano y agregarle un poco de miel; esto se colocará en la zona afectada durante 20 minutos tres veces por semana. La miel ayuda a desinfectar, a nutrir e hidratar el rostro, mientras que el plátano es pésimo si una persona con rosácea lo consume, pero si se lo aplica en la cara, ayudará a recuperar la piel por su contenido de vitamina E.

Otros remedios naturales para la rosácea incluyen ingredientes que fácilmente podemos tener en casa o que consumimos frecuentemente, como: rábano, tomate, aloe vera, vinagre de sidra de manzana, aceite de oliva, aceite de hígado de pescado e infusión de manzanilla.

Alimentos recomendados para curar la rosácea

La alimentación también juega un papel fundamental a la hora de disminuir ese incómodo enrojecimiento de la cara. Por lo tanto, es importante modificar la dieta e incluir elementos alcalinos, para nivelar los niveles de pH del cuerpo y así controlar los brotes frecuentes.

Por eso, como parte del tratamiento de la rosácea, se recomienda:

1. Consumir regularmente vegetales como brócoli, col, pepinos y espinacas, que además son bajos en calorías y protegen el sistema cardiovascular.

2. Para purificar la sangre es importante el consumo habitual de cebollas y ajos, ya sea en ensaladas o en cocciones.

3. Frutas como el melón, la frambuesa, la nectarina, las uvas y la sandía, contienen vitaminas y fibras que contribuyen enormemente al cuidado de la piel.

4. También es importante el consumo de cereales, pescados ricos en Omega 3 y leches vegetales, para mantener una dieta balanceada.

5. La hidratación es fundamental; tomar dos litros de agua al día, no solo ayuda a eliminar las toxinas del organismo, sino también a mantener la piel fresca.

Cremas para curar la rosácea

Las cremas suelen ser una buena opción para tratar la rosácea, pues además de aliviar el enrojecimiento, también actúan sobre la piel seca y sensible de la zona afectada, para recuperarla.

  • Si los brotes vienen acompañados de granitos, la recomendación es el uso de antibióticos tópicos como el metronidazol, la permetrina, la claritromicina, el peróxido de benzoilo, la minociclina, la eritromicina y el ácido azelaico.
  • Las cremas cosméticas con alto contenido de vitamina E ayudan a aliviar el enrojecimiento y, más importante aún, a regenerar la piel.
  • Las bases de maquillaje con protector solar, son las indicadas para las personas que padecen de rosácea.
  • Si además de piel roja, también se perciben a simple vista pequeñas líneas rojas, se recomienda el uso de cremas especiales, que cierran de manera transitoria los vasos rotos, como la brimonidina.

En este punto también es importante recordar el uso obligatorio de protector solar, pero específicamente con factores altos -de 50 en adelante- y la aplicación de productos suaves y cremas hidratantes que sean específicas para las personas con rosácea, esto para no correr riesgo de exposición a elementos irritantes. Estos son algunos de los pasos para curar la rosácea.

Tratamientos médicos para curar la rosácea

¿Cómo tratar la rosácea? Si el caso es un poco más complicado y la enfermedad se vuelve resistente a remedios caseros, alimentos adecuados e incluso cremas indicadas para la enfermedad, el siguiente paso es optar por un tratamiento médico.

-Cuando los episodios son un poco más intensos, el dermatólogo suele recetar antibióticos orales, que complementan el uso de cremas con efectos similares. Uno de ellos es la isotretinoína, que también sirve para tratar el acné.

-Tratamientos más específicos como el láser y la luz pulsada intensa son altamente efectivos porque actúan sobre los vasos rotos, con resultados son impecables para acabar con el enrojecimiento.

-La electrocirugía y la microdermoabrasión son otras opciones médicas a considerar, dependiendo del caso.

Lo que no debes hacer

La idea de los diferentes tratamientos es que el enrojecimiento sea cada vez menor y hasta imperceptible y para eso debemos atacar directamente las causas y los factores desencadenantes.

Se han identificado factores externos que influyen en el agravamiento de esta enfermedad genética, por ejemplo: los cambios bruscos de temperaturas, la exposición directa al sol y algunos alimentos.

1. Así como existen alimentos que pueden servir para tratar la rosácea, también hay algunos que debes evitar. Entre ellos los que contengan picante y los muy condimentados; también es necesario limitar la ingesta de bebidas alcohólicas y no consumir la comida cuando esté demasiado caliente.

2. Si para una persona que no padece la enfermedad los rayos ultravioletas son dañinos, sobra decir que una persona con rosácea debe doblar los esfuerzos para protegerse de los rayos del sol, pues su incidencia directa sobre la piel se traduce en episodios fuertes, es decir, mayor enrojecimiento.

3. Es normal que alguien se sonroje cuando está expuesto a cambios extremos de temperaturas, la diferencia es que una persona que no sufre de rosácea recobrará su color natural al cabo de algunos minutos, cuando su temperatura corporal se estabilice.

4. El ejercicio intenso o de alto impacto, el estrés, la exposición a vientos fuertes y los baños de agua caliente también generan episodios leves, moderados y graves de rosácea. Es importante entonces evitarlos, protegerse o buscar alternativas.

Las opciones para curar esta enfermedad cutánea son muchas, desde remedios caseros con ingredientes naturales y alimentos, hasta cremas y procedimientos médicos que son altamente efectivos, sobre todo si se aplican tempranamente. Pero, todo esto debe ir acompañado de acciones preventivas, para lograr mejores resultados.

Si deseas curar tu rosácea de forma definitiva sin dañar tu piel, Haz Click Aquí y conocerás el nuevo método de Adiós Rosácea, el mismo que yo utilicé para conseguir de vuelta una piel libre de enrojecimiento y comezón.

Por favor comparte el artículo